Karmele, pillada en una clínica de estética