Lydia: "Alguien me ha echado un mal de ojo"