Belén ha llorado en la publicidad: "Me duele más el corazón que el codo"