Chabelita y Kiko Rivera, a unos metros el uno del otro pero sin saludarse