Los supervivientes llegan a Honduras cantando, bailando y dando palmas