¿Acabarán los colaboradores siendo expertos bailadores de jotas?