Los padres de Álvaro y Andrés piden ayuda para luchar contra la laminopatía congénita