Segunda tarjeta roja para... ¡Jesús Manuel!