Lydia Lozano consigue callar a Kiko Hernández... ¡con una tarjeta roja!