Carmen Lomana, mareada por el hambre