Olvido, la 'princesa de las pistas de baile'