José Ortega Cano, sin rencores: "Vengo limpio de mente y de corazón"