Una llamada de la audiencia provoca un desencuentro entre Kiko y Lydia