Una broma con final feliz para Lydia Lozano