Un comentario de Coman produce el ataque de risa de Belén y Aguasantas