Así ha sido el 'chuminero' espacial de Lydia