Belén Esteban cuelga a Alessandro Lecquio