Los 'veteranos', cada vez más divididos