Amador Mohedano: “Mi perro es inocente”