Rosa, a Belén: “¿Todavía sigues dolida?”