Anabel, a Chelo: “Tengo el alma y la conciencia limpia contigo”