Raquel Bollo: “Una crítica llena de rabia carece de respeto”