Los cepillos de dientes, el Cola Cao, los váteres acaban con la paciencia de Amanda