Chelo García-Cortés y Mila Ximénez, del odio al amor hay un paso