Lydia Lozano, entre lágrimas tras el testimonio de Amable González