Raquel, de Campanario: "Me dicen que no hay ninguna preocupación de nada"