Kiko M., de su hija: “Se pueden decir las cosas de una forma más amable”