A. Tejado: “El principio es muy bonito, pero hay que ver de qué pie cojeamos cada uno”