El vecindario de Karmele Marchante alza la voz a favor y en contra