Las dos caras de Cármen López, según Cristina Soria