Los peores vestidos de los Goya son los políticos, Isabel Preysler y Nieves Álvarez