Rappel ha sufrido una subida de tensión, según Kiko Hernández