Kiko: "Mis hijos han pasado malos momentos pero no han llevado una vida de perros"