Alba cuenta que Feliciano llegaba a casa "desfondado de tanto jugar", según G.G.