Kiko Hernández echa una mano en el comedor social de Mensajeros de la Paz