Olvido, a los colaboradores: “No vayáis de dignos porque comemos todos de lo mismo”