Risitas, pruebas de sonido... y hasta bromas con un extintor