El tema de Olvido y Lequio duerme a un señor del público