El Rock&Roll de Rosa encandila a sus compañeros, pero no al público