Karmele llama ‘descerebrados’ a los colaboradores y ellos la dejan sola