La mejor vestida es Mila y la peor, Chelo García-Cortés, según Cristina Rodríguez