Sanchís: “La presión casi puede conmigo”