Lydia Lozano, como una auténtica 'belieber'