El ‘terrorífico’ y último ensayo de Lydia