Imitando el posado (y la sonrisa) de Kiko Matamoros y Makoke