La casa de Sanchís tiene una anotación de embargo preventivo, según Kiko Hernández