El motivo de las lágrimas de Lydia: los comentarios 'furtivos' de sus compañeros