Una empresa asegura que Aramis ofrecía servicios de hasta 2.000 euros en un catálogo