Kiko M, el colaborador "menos creíble"