El cronómetro delata la mudez de Chelo